Como inculcar el amor a la lectura

A màs de un mes del regreso a clases un estudio internacional de acceso a la literatura reporta que solo el 30% de los niños y adolescentes leen por gusto en su tiempo libre. En el 2005 el porcentaje era del 40%.

Esta baja alarmante en este indicador es una clara prueba de que hay muchos obstáculos para la educación en nuestros días. Si bien es sabido que los niños que leen mucho y bien, alcanzan los mas altos niveles de comprensión y desempeño en el resto de sus asignaturas escolares comparados con aquellos que no.

Leer también les facilita el escribir, y escribir a mano (los niños que leen están habituados a reseñar sus lecturas).

Sería muy fácil culpar a la TV, los videojuegos, la computadora etc. ya que son nuestros distractores favoritos. Pero de hecho, el estudio al que hacemos referencia, indica que la causa se encuentra en como introducimos a los niños a la lectura, y en como se esta fallando en desarrollarlos como lectores amen de que la mayoría de los adultos a su alrededor no leen.

Los gobiernos insisten en desarrollar programas que no atacan las causas y que están desconectados de los gustos de moda para los niños, cada país desarrolla sus programas de lectura, pretendiendo a su vez culturizar sobre sus propias raíces dejando de lado los gustos e intereses de los niños. Pretendemos que los niños se vuelvan lectores con los “clásicos” sin pasar por Harry Potter, la Sirenita Occidental, Percy Jackson, Diario de Greg o judy Moody; queremos que se inicien leyendo sobre nuestros héroes patrios cuando éstos están íntimamente relacionados a conflictos bélicos. Queremos que lean a autores nacionales cuando sabemos que son nulos o escasos por que escribir para niños no es negocio. Si queremos que los niños lean dejemos que lean lo que les gusta, Sirenas, Vampiros, Dinosaurios, Piratas, lo que sea que los “enganche” en el hábito, mas tarde ya “tendrán” que leer por obligación.

 

Otra de las fallas o deficiencias que evidenció este estudio es que tampoco se les enseña a racionalizar lo que leen, no se les cuestiona, no se les reta, aún cuando la lectura les proporcione por si misma una diferencia de discernimiento que no obtiene de los medios audio-visuales, hasta el momento los esfuerzos de pensamiento inquisitivo relacionado a la lectura quedan en resumir y relatar lo leído.

 

Iniciar a un niño a la lectura debe ser como nadar, no solo basta no ahogarse, eso es solo el comienzo, se requiere de practica. Pero aún así, leer diario no los hará unos “genios” lectores; es el desarrollar habilidades relacionadas a la lectura donde se encuentra la maestría de la habilidad, no es solo el número de palabras por minuto, o el responder cuestionamientos sobre los personajes; es adentrarse en los submundos de lo que leemos, entender, las emociones, las metáforas, leer entre líneas, en otras palabras “sacarle el jugo”

 

Desgraciadamente en un mundo que va a la velocidad de la luz, detenerse a leer parecería no ser tan significativamente necesario, entonces creamos una persona que “sabe leer” y lo dejamos ser analfabeta funcional. El poder verbalizar los símbolos conocidos como letras NO es saber leer, debemos pensar fuera del caja y pensar de manera ambiciosa acerca de la habilidad en si misma.

 

Debemos iniciar con lo básico, leer debe ser un hábito diario, uno divertido e interesante, proporcionarle al niño las herramientas y los recursos necesarios. Si nuestro niño es muy “tecnológico” existen infinidad de recursos, herramientas y aplicaciones para convertir nuestro celular, tableta, o PC en un auxiliar de lectura. La TV también se puede volver nuestra aliada, existen en la actualidad infinidad de videos y programas educativos relacionados a la lectura y podemos enseñar pensamiento crítico a nuestros niños analizando los programas o películas de la misma manera que se hace con un libro.

 

Por último y lo más importante en lo que cada uno de los padres cuyos hijos no leen han fallado de acuerdo no a uno sino a todos los estudios realizados al respecto: Se educa con el ejemplo, si no tenemos ni un solo libro en casa no podemos esperar que nuestros hijos sean lectores así de la nada, sería prácticamente un milagro y si ellos jamás nos ven con un libro entre las manos no podemos esperar que sean lectores ávidos.

 

Si usted desea proporcionarle a sus hijos todas las ventajas a su alcance para garantizarle el éxito en su vida comience leyendo por si mismo y por ellos.

 Image

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s